Resolución DGT tributación estancos

NUM-CONSULTA V1459-06

ORGANO SG de Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas

FECHA-SALIDA 11/07/2006

NORMATIVA RIRPF RD 1775/2004, Art. 38; TRLIRPF RD Leg. 3/2004, Arts. 25, 26, 30, 40

DESCRIPCION-HECHOS Venta de un estanco que incluye, básicamente, existencias y clientela, ya que no existe transmisión del local en el que se ejerce la actividad. El coste de adquisición del estanco es cero.

CUESTION-PLANTEADA Tributación de las diferentes rentas obtenidas.

Si se tiene derecho a la reducción del artículo 30 del texto refundido de la Ley del IRPF.

Si la transmisión del inmovilizado inmaterial se debe integrar en la parte especial de la base imponible del impuesto.

 

CONTESTACION-COMPLETA El análisis de la tributación de la transmisión de un estanco requiere distinguir entre existencias y elementos de inmovilizado. Por lo que respecta a las primeras, el importe obtenido por su venta constituye un rendimiento íntegro de la actividad económica, de acuerdo con lo previsto en el artículo 25 del texto refundido de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Persona Físicas, aprobado por el Real Decreto Legislativo 3/2004, de 5 de marzo (BOE de 10 de marzo).

En lo que se refiere al inmovilizado (tanto material –bienes– como inmaterial –derechos–), a la tributación de su transmisión se refiere el artículo 26.2 del mismo texto legal, al establecer que “para la determinación del rendimiento neto de las actividades económicas no se incluirán las ganancias o pérdidas patrimoniales derivadas de elementos patrimoniales afectos a las mismas, que se cuantificarán conforme a lo previsto en la sección 4ª del presente capítulo”.

Conviene señalar a este respecto que el fondo de comercio es un activo fijo inmaterial, el cual en todo caso, debe considerarse afecto a la actividad económica, pues su razón de ser es el ejercicio de la propia actividad económica ya que se trata de un conjunto de bienes inmateriales, tales como clientela, nombre o razón social y otros de naturaleza análoga, que implican valor para la empresa.

Conforme a lo anterior, la cuantificación de las ganancias o pérdidas patrimoniales correspondientes a la transmisión de los elementos patrimoniales afectos a la actividad se determinará por la diferencia entre sus valores de adquisición y transmisión. A estos efectos, el artículo 38.2 del Reglamento del Impuesto, aprobado por el RD 1775/2004, de 30 de julio (BOE de 4 de agosto), establece lo siguiente:

“Tratándose de la transmisión de elementos patrimoniales afectos a actividades económicas, se considerará como valor de adquisición el valor contable, teniendo en cuenta las amortizaciones que hubieran sido fiscalmente deducibles, sin perjuicio de la amortización mínima a que se refiere el apartado anterior.

(…)”.

Una vez cuantificadas las ganancias o pérdidas patrimoniales, en cuanto correspondan a elementos patrimoniales adquiridos con más de un año de antelación a su transmisión, su integración en la base imponible se realizará conforme establece el artículo 40 del texto refundido de la Ley del Impuesto:

“1. La parte especial de la base imponible estará constituida por el saldo positivo que resulte de integrar y compensar exclusivamente entre sí, en cada período impositivo, las ganancias y pérdidas patrimoniales que se pongan de manifiesto con ocasión de transmisiones de elementos patrimoniales adquiridos o de mejoras realizadas en los mismos, con más de un año de antelación a la fecha de transmisión o de derechos de suscripción que correspondan a valores adquiridos, asimismo, con la misma antelación.

2. Si el resultado de la integración y compensación arrojase saldo negativo, su importe sólo se podrá compensar con el de las ganancias y pérdidas patrimoniales que, correspondientes a este mismo concepto, se pongan de manifiesto durante los cuatro años siguientes.

3. La compensación deberá efectuarse en la cuantía máxima que permita cada uno de los ejercicios siguientes y sin que pueda practicarse fuera del plazo a que se refiere el apartado anterior mediante la acumulación a pérdidas patrimoniales de ejercicios posteriores”.

La integración en la base liquidable especial comporta que su gravamen se efectuará al tipo aplicable a esta base: actualmente el 21 por 100

Finalmente, indicar que al tratarse de elementos patrimoniales afectos a actividades económicas no resultan aplicables los coeficientes reductores que, para las ganancias patrimoniales derivadas de elementos no afectos y adquiridos con anterioridad a 31 de diciembre de 1994, se establecen en la disposición transitoria novena del texto refundido de la Ley del Impuesto.

Por lo que respecta a la posible aplicación de la reducción del 40 por 100 del artículo 30 del texto refundido de la Ley del impuesto, la misma únicamente podría aplicarse a los rendimientos netos de actividades económicas y venir dada por resultar el período de generación superior a 2 años. Ahora bien, el período de generación no puede establecerse con respecto a unas rentas concretas, sino debe establecerse en función del ejercicio globalmente considerado de la actividad, en la que se producen una serie de inversiones y desinversiones, de gastos e ingresos. Por otra parte, también debe valorarse que cualquier empresa tiene una serie más o menos amplia de activos circulantes que dan estabilidad y continuidad al negocio desarrollado y hacen continuos los rendimientos obtenidos.

En definitiva, un período de generación superior a 2 años sólo existirá en aquellos casos concretos en que se produzcan dentro de la actividad ejercida, globalmente considerada, ciclos bien definidos de aplicaciones y obtenciones de fondos que permitan concluir que los rendimientos obtenidos se han generado a lo largo de varios años, circunstancia que no suele concurrir en el caso planteado. En consecuencia, no resultará de aplicación la reducción prevista en el artículo 30 del texto refundido de la Ley del Impuesto.

Lo que comunico a Vd. con efectos vinculantes, conforme a lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 89 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria